Qué Creemos

1. LA SAGRADA BIBLIA

La Sagrada Biblia es la Palabra de Dios, divinamente inspirada en todo, y la aceptamos como nuestra única autoridad. Es infalible, porque es inspirada por Dios; sale de Él y representa Sus pensamientos hacia nosotros.

2. UN SOLO DIOS

El verdadero Dios es uno, y fuera de Él no hay Dios. Dios ha revelado que Él existe eternamente en tres personas iguales y distintas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo. Él es Espíritu y no una fuerza impersonal. No se atribuye la deidad o la divinidad a ningún otro ser, ni a María ni a ningún santo.

3. JESUCRISTO

El Señor Jesucristo no es una criatura, sino el Creador. Es el Verbo de Dios, Dios el Hijo, el «Yo soy», «Yaveh» o «Jehová» del Antiguo Testamento . Él es nuestro Señor y Salvador, el Mesías prometido en las Sagradas Escrituras. Él es Dios manifestado en carne que se reveló a través de la encarnación. La muerte de Jesucristo fue expiatoria y sustitutoria, ya que Él no tenía ni conocía pecado, sino que llevó nuestros pecados en Su cuerpo sobre el madero, ofreciéndose por nosotros y sufriendo en nuestro lugar. La expiación que Jesucristo realizó fue «una sola vez para siempre». Su expiación es universal en potencia, y es ofrecida a todos, pero aplicada solamente a los que creen. Su resurrección fue literal, corporal.

4. EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es Dios . Él es el Vicario de Cristo. El Espíritu Santo convence de pecado, de justicia, y de juicio. Regenera a los pecadores que creen el evangelio y mora en cada creyente desde la conversión en adelante. Él da a cada creyente el poder para vivir una vida santa, para testificar y servir al Señor.

5. EL HOMBRE

El hombre fue creado por la voluntad de Dios y no por la evolución. Por su propia voluntad se constituyó pecador y rebelde. Cada ser humano está perdido eternamente como consecuencia del pecado. Cada ser humano será juzgado por Dios después de la muerte y debe prepararse para este encuentro.

6. EL PECADO

Dios declara que los que pecan son dignos de muerte. La última consecuencia del pecado es la muerte; no solo la muerte física, sino también, al final, la muerte segunda en el lago de fuego para siempre. Este es un lugar de castigo y sufrimiento eternal, que es la paga del pecado. No se aniquilarán. No existe ningún lugar como purgatorio, sino que después de la muerte está el juicio y el castigo eterno e irrevocable en el infierno.

7. LA SALVACIÓN

Dios ofrece la salvación por medio de Jesucristo, por pura gracia, a cada persona. La obra del Señor Jesucristo en la cruz es para todos en su ofrecimiento (potencial), pero es eficaz solamente para los que creen. Cada persona puede saber ahora si tiene o no tiene esta nueva vida. Jesucristo salva perpetuamente a la persona perdida y pecadora por Su gracia, sin obras humanas, cuando creyendo el Evangelio, se arrepiente de sus pecados y confía en Jesucristo como su Señor y Salvador por los méritos de Su obra consumada en la cruz.

8. LA IGLESIA

La verdadera iglesia es un organismo vivo y espiritual: «el cuerpo de Cristo». Ella existe en forma universal y local. En su forma universal, la Iglesia está constituida por todos los verdaderos creyentes en Jesucristo.

Si quiere saber más, por favor lee nuestra base doctrinal detallada.