Extensión 3.16

Extensionc3v16

Definición de Extensión

Del latín extensio, extensión es la acción y efecto de extender o extenderse (hacer que algo ocupe más espacio, esparcir o derramar lo que está junto, desplegar, desenvolver).
Se usa para aumentar de tamaño, que podría usarse para el desarrollo del crecimiento.

En informática se utiliza el concepto de extensión para referirse a la cadena de caracteres que se anexa al nombre de un archivo, por lo general detrás de un punto, y que permite identificar el tipo de archivo para su correcta ejecución (necesito un programa que me permita abrir los documentos con extensión doc).

Tenemos dos aspectos de la EXTENSIÓN, uno en cuanto a desarrollo, aplicado a la vida, lo conocemos por crecer. Otro a la referencia, código, en este caso será 3.16.

En cuanto a nuestra vida tenemos que desarrollar la extensión y aplicar el código correcto, 3.16, para alcanzar los objetivos que Dios ha establecido con el Evangelio.

La primera referencia que viene a nuestra mente cuando mencionamos 3.16, es Juan. Es el versículo que algunos lo han denominado como la Biblia en miniatura porque explica lo que Dios ha hecho por el hombre de una forma magistralmente sencilla, comprensible para todos. Implica creer y nacer de nuevo. La segunda cita por el mismo autor y con la misma extensión, calcada a esta con otras implicaciones para nosotros la encontramos en 1ª Juan. Donde demanda que nosotros amemos a los hermanos como Dios nos ha amado a nosotros.

Para llegar de Juan a 1ª Juan, necesitamos crecer, extendernos de uno a otro, no conformarnos con haber nacido, sino queriendo alcanzar la madurez a la cual Dios me ha llamado. Así que vamos a considerar algunos versículos con la misma extensión que nos dan la clave para llegar a ese fin.

El versículo que resume esto es 2ª Timoteo, que nos lleva de la niñez al hombre maduro por dejarse exponer a las Sagradas Escrituras, la Palabra de Dios, que es inspirada por Dios y útil para lograr este efecto. Nosotros no lo tendríamos que mirar como una posibilidad, sino ser el objetivo de nuestra vida cristiana.

Santos y sabios. Dios quiere que tengamos carácter que defina nuestra conducta y encontramos 1ª Corintios, que enfatiza la presencia del Espíritu Santo morando en nuestra vida, lo cual implica un estilo de vida santo. A continuación nos encontramos con Colosenses, y nos llama a que la Palabra more en abundancia, recordándonos la responsabilidad personal de leer, meditar y retener esta bendita Palabra, haciendo que brote de lo más íntimo de nuestro ser la canción apropiada para Su gloria. Dándonos así conocimiento y haciendo posible que desarrollemos la sabiduría por medio de aplicar el conocimiento de la Palabra a nuestra vida en el momento adecuado con la actitud que requiere.

También hay peligros y Pedro nos advierte de ellos. Los peligros de fuera, las acusaciones falsas, o el engaño del error de los inicuos para amedrentarnos o desviarnos y nos anima a seguir creciendo en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Apocalipsis nos advierte del peligro interno, la tibieza, el conformismo sin motivación para crecer, un contentamiento perverso que anula la vida y esto es nauseabundo para el Señor.

Nosotros hermanos, sigamos las recomendaciones de la extensión 3.16, para nuestro crecimiento, para mantener la actitud adecuada, la motivación activada y la diligencia en usar los recursos que Dios ha puesto en nosotros. El Espíritu Santo ya mora, y constantemente nos llama a la santificación práctica. Y al mismo tiempo está la Palabra y nos invita a que more en abundancia. Seamos valientes y dejémonos exponer a sus efectos de tal forma que si hay algo que cambiar, cambiemos en lo que corresponde a mi forma de ser, pensar, hacer.

Así aportaremos a la sociedad vidas que hablan del milagro que Dios ha hecho con nosotros. Valientes para creer y ser salvos. Valientes para el cambio exponiéndonos a la Palabra de Dios y ser sabios. (Antonio Díez / 15/11/2012)

Actualizado: noviembre 17, 2012 — 8:02 pm